Camino de Santiago en Bicicleta

El Camino de Santiago en Bicicleta

Recorrer el Camino de Santiago en bicicleta es una experiencia apasionante. Si quieres convertirte en un bicigrino, en Bike Horizons estaremos encantados de ayudarte a organizar tu aventura en bicicleta.

Camino de Santiago en Bicicleta

El Camino Primitivo

Desde 550

Camino de Santiago en Bicicleta

El Camino de Santiago desde León

Desde 480

Camino de Santiago en Bicicleta

El Camino de Santiago desde Roncesvalles

Desde 860

Camino de Santiago en Bicicleta

El Camino del Norte en bicicleta

Desde 1.225

Camino de Santiago en Bicicleta

El Camino portugués desde Porto (por la costa)

Desde 475
Desde 475

Camino de Santiago en Bicicleta

El Camino Portugués desde Lisboa (por la costa)

Desde 1.050
Desde 1.050

Las diferentes rutas del Camino de Santiago

El Camino de Santiago es, sin duda, una de las grandes rutas de peregrinación cristiana que existen pero desde el siglo IX en el que se descubrió la tumba del Apostol Santiago y el rey Alfonso II decidió visitarla, convirtiéndose así en el primer peregrino, muchos se han sentido atraídos por esta ruta que recorre el norte de España, cruzando las comunidades de Navarra, la Rioja, Castilla y León y Galicia si se sigue el Camino Francés, el más conocido y más popular, con inicio en la localidad francesa de Saint Jean Pied de Port. En total son unos 775 km aproximadamente. Sin embargo , es muy habitual hacer el Camino de Santiago desde Roncesvalles (750 km) o hacer el Camino de Santiago desde León (310 km) por ejemplo si no se dispone de tanto tiempo o hacerlo entero es exigente teniendo en cuenta nuestro estado de forma.

Sin embargo, existen otros Caminos de Santiago, entre los que destacan el Camino de la Costa o Camino del Norte en bicicleta, el Camino Primitivo, el Camino Mozárabe o el Camino Portugués en bicicleta desde Porto o el Camino Portugués en bicicleta desde Lisboa si se dispone de tiempo y ganas.

El primero de ellos recorre España de este a oeste siguiendo la línea de la costa desde Irún hasta la localidad de Ribadeo, en la frontera entre Asturias y Galicia. Desde aquí se dirige hacia el interior por Mondoñedo y Villalba al encuentro del Camino Francés en la localidad de Arzúa, a tan solo 40 km de Santiago.

El segundo de ellos, el Camino Primitivo, enlaza Oviedo con Santiago de Compostela Un ramal en Villaviciosa permite conectar el Camino del Norte o Camino de la Costa con Oviedo y el Camino Primitivo.

Por su parte el Camino Mozárabe aprovecha el antiguo trazado de la Vía de la Plata desde Sevilla para dirigirse hacia el norte, pasando por Mérida, Cáceres, Salamanca y Zamora. En la población de la Granja de Moreruela al norte de Zamora, la ruta presenta dos alternativas: seguir por la antigua vía romana hasta Astorga, ya en el Camino Francés o desviarse hacia el noroeste para llegar a Santiago tras pasar por la Puebla de Sanabria y Orense. Esta segunda opción se conoce como Camino Sanabrés.

Finalmente, el Camino Portugués, una ruta que cada año gana adeptos por el atractivo de su paso por dos países distintos y por la presencia de la costa atlántica si se opta por su variante costera a partir de Oporto.

Todos los Caminos de Santiago se pueden recorrer en bicicleta sin demasiados problemas pero es necesario y recomendable estar mínimamente en forma ya que se trata de rutas en bicicleta largas y  se puede ir acumulando cansancio tras varios días y unas cuantas horas cada día encima de la bicicleta, si no se está preparado / acostumbrado a varios seguidos de bicicleta.

Es conveniente informarse bien de la ruta elegida ya que no todas las rutas presentan el mismo nivel de dureza. Así, por ejemplo, el Camino del Norte o de la Costa es más largo y claramente más exigente que el Camino Francés, con una primera parte especialmente dura: el tramo vasco.

El Camino Mozárabe es el más largo de todos ellos si se opta por continuar por el Camino Sanabrés pero su perfil es, en líneas generales, algo más suave con la excepción de algunos puertos y subidas cortas.

De todos, el Camino Portugués desde Lisboa sería el más corto y el de menor exigencia. Y finalmente destacar que el Camino Primitivo entre Oviedo y Santiago es un tramo corto pero muy exigente ya que atraviesa la Cordillera Cantábrica.

El Camino de Santiago más popular: el Camino Francés y su perfil

De todos los Caminos de Santiago, el Camino Francés, es el más popular y el que más gente atrae con diferencia. Recorrerlo en bicicleta supone disfrutar de una gran variedad de paisajes y terrenos a lo largo de los 775 km que hay aproximadamente entre Saint Jean Pied de Port y Santiago de Compostela. Tras la belleza y exigencia física y técnica de los bosques franco navarros  con algunas rampas infernales (los primeros 25 km son una subida dura en bicicleta) y tramos de senderos estrechos antes de llegar a Pamplona, el terreno se va abriendo y los campos de cultivo y especialmente los viñedos van ganando terreno claramente cuando nos aproximamos a tierras riojanas. Antes habrá que subir al Alto del Perdón por camino pedregoso.

Los bosques de roble del Alto de la Pedraja en los Montes de Oca son el último escollo importante antes de descender hacia Atapuerca y Burgos, ciudad monumental que merece una visita relajada. A partir de aquí, el ciclista tiene por delante unos 180 km aprox de extensa llanura castellana caracterizada por los grandes campos de cultivo de cereal principalmente, un terreno por pistas agrícolas cómodo y rápido para rodar en bicicleta... si el viento no sopla de cara.

Tras la hermosa ciudad de León se sigue por terreno prácticamente llano hasta Astorga, punto en el cual se dejará atrás el llano para empezar a ganar altura por terreno no excesivamente complicado hasta el punto culminante de todo el Camino Francés: la Cruz de Hierro a más de 1.500 m de altitud. Desde aquí, apenas ya hay tramos llanos hasta Santiago. Desde la Cruz de Hierro fuerte y técnico descenso hasta Ponferrada antes de dirigirse hacia la Comarca del Bierzo y los Ancares. Últimos viñedos en la ruta,, los valles se estrechan, el paisaje se va cerrando.

La entrada en Galicia implica superar en bicicleta el famoso puerto de O Cebreiro, casi 10 km de fuerte subida sin descanso por una carretera local sin apenas tráfico. A medida que se gana altura, el paisaje se va abriendo y las vistas son espectaculares. Los tonos cambian y el verde de los pastos se va convirtiendo en protagonista. La pequeña aldea de O Cebreiro con sus pallozas y su iglesia prerrománica (la más antigua de toda la ruta jacobea) dan la bienvenida a Galicia al peregrino en bicicleta.

Tras permanecer por encima de los 1.000 m de altura durante unos cuantos kilómetros, disfrutando de la inmensidad del paisaje gallego, un largo y fuerte descenso deja al ciclista en Triacastela Desde aquí la sucesión de subidas y bajadas cortas pero constantes acompaña hasta Santiago de Compostela. Es el conocido perfil rompepiernas típico del paisaje rural gallego, un paisaje marcado por las pequeñas aldeas, las vacas, los campos verdes y los bosques que crean hermosas “corredoiras” para disfrutar en bicicleta.

Antes de llegar a Santiago Por el camino se pasan poblaciones interesantes como Samos, Sarria, Portomarin, Melide o Arzúa. Tras bordear el aeropuerto en Lavacolla, el Monte Do Gozo, regala al ciclista la primera visión de Santiago y de las torres de su Catedral tras muchos días de pedaleo. Para la mayoría, la Plaza del Obradoiro y la catedral son el punto final de la ruta. Entrar en bicicleta en dicho espacio de gran belleza genera una sentimiento de satisfacción y felicidad indescriptibles.

Para algunos, la ruta todavía continúa 80 km aproximadamente más allá, para acabar en Finisterre o en Muxía.

La señalización en el Camino de Santiago

El Camino de Santiago Francés es una ruta perfectamente señalizada con flechas amarillas, conchas y mojones de piedra. Más allá de la señalización, la gran cantidad de peregrinos que realizan el Camino a pie en determinadas épocas del año puede ser la mejor señal de por dónde va el Camino. Hay que tener en cuenta que la menor velocidad al andar hace más difícil saltarse alguna de las señales / indicaciones, más probable cuando se va en bicicleta.

Otras opciones son, descargarse tracks de la ruta disponibles de plataformas como Wikiloc por ejemplo y a continuación cargarlos en un dispositivo GPS o en alguna de las múltiples aplicaciones para teléfonos móviles como la misma Wikiloc GPX Viewer, Strava. etc. para poder seguir la ruta. Finalmente, otra opción muy recomendable es preguntar a los lugareños en caso de duda y de esta forma quizás entablar conversación y conocer de esta forma algo más sobre la ruta y el Camino.

Es importante también tener en cuenta que en algunos puntos el Camino de Santiago ofrece variantes, algunas de poca longitud y otras más largas. Entre estas últimas destacamos por interesantes la entrada a Burgos desde Castañares, la alternativa por el sur a la salida de la Virgen del Camino o la variante por Samos como alternativa a la variante de San Xil, a la salida de Triacastela.

Preguntas frecuentes sobre el Camino de Santiago

Hacer el Camino de Santiago en bicicleta es una de las experiencias más gratificantes que podrás experimentar.

¿Puedo elegir las fechas que yo quiera?

Sí, puedes decidir qué día quieres empezar.

¿Qué servicios están incluidos?

Todos los servicios que necesites. Los más habituales son: alojamiento, traslado de equipajes, bicicleta de alquiler, traslados de personas y/o bicicletas propias hasta / desde el punto de inicio / final.

¿Es una ruta personalizable?

Sí, totalmente. Si nos comentas tu disponibilidad, tus intereses y tu perfil como ciclista, prepararemos una propuesta de programa por etapas personalizada.

¿Es un viaje autoguiado o en grupo?

Ofrecemos ambas opciones.

¿Cuál es la mejor época del año para recorrer el Camino de Santiago en bicicleta?

El camino de Santiago se puede disfrutar en bicicleta en cualquier época del año siempre y cuando se esté dispuesto a enfrentarse a temperaturas bajas, posibilidad de nieve en algunos puntos del recorrido, una menor oferta de alojamientos ya que muchos de ellos cierran durante los meses de invierno y una mayor soledad en general.

Si descartamos la época más fría del año por los motivos mencionados, el período que va de abril a octubre sería la ventana dentro de la cual agendar la aventura en bicicleta. Si se quiere evitar el calor del verano, por lo general los mejores meses para disfrutar del Camino de Santiago en bicicleta serían mayo y junio y septiembre y octubre.

En primavera los días son largos, las temperaturas agradables en general y el paisaje se muestra con gran viveza. Por contra, son ,lo meses de mayor afluencia de peregrino.

Respecto al clima, es importante tener en cuenta que la climatología es distinta según la zona o región y según el momento del día. Por ello, es fácil que las temperaturas sean bajas a primera hora de la mañana cuando se empieza la jornada en bicicleta y altas en las horas centrales del día. Ello agravado por la altitud. Por dicho motivo es muy recomendable vestirse por capas e ir quitando o añadiendo dichas capas en función de la sensación térmica.

Por lo general, el cuerpo entra en calor rápidamente cuando empezamos a pedalear. Y finalmente, es importante incluir en el equipo para ir en bicicleta, una última capa impermeable y cortavientos ante la posibilidad de encontrarnos lluvia en algún punto o viento frío que pueda bajar nuestra temperatura corporal rápidamente.

¿Qué bicicleta utilizar en el Camino de Santiago?

Nuestra recomendación es la bicicleta de montaña ya sea rígida, es decir con suspensión delantera, o de doble suspensión (incompatibles con portaequipajes para alforjas convencionales). Este tipo de bicicleta es la opción más adecuada para el Camino original teniend en cuenta que la mayor parte del recorrido transcurre por pistas de tierra, caminos, senderos y la cantidad de asfalto es poca si se opta por seguir fielmente el trazado original.

La bicicleta de carretera o touring es otra posibilidad si se quiere disfrutar del asfalto ya que siempre existen alternativas por asfalto al trazado original. Y finalmente, una bicicleta gravel, puede ser también una buena opción por su equilibrio entre una bicicleta de carretera y una mountain bike. Quizás en algún punto, a la gravel le faltaría algo de grosor de rueda para un mayor agarre (Alto de Erro, desenso del Alto del Perdón, etc) pero por lo general puede hacerse el Camino también con este tipo de bicicleta.